Pronunciamientos by region

Regions

Unknown region (3)

Abroad (4)

Aguascalientes (10)

Baja California (6)

California (9)

Campeche (15)

Chiapas (48)

Chihuahua (24)

Coahuila (33)

Colima (10)

Durango (26)

Estado de México (107)

Guanajuato (28)

Guerrero (73)

Hidalgo (40)

Jalisco (61)

Acta de Jalisco
(26 February 1823)
Plan de Guadalajara
(8 June 1824)
Plan de descoyotar
(7 August 1827)
Verdadero decreto del congreso de Jalisco para la salida de los españoles
(24 August 1827)
Decreto del congreso del estado de Jalisco
(3 September 1827)
Pronunciamiento fallido de Guadalajara
(27 November 1829)
Acta celebrada por la guarnición de la capital del estado de Jalisco
(24 December 1829)
Pronunciamiento del batallón activo de Guadalajara
(24 December 1829)
Exposición del ilustre ayuntamiento de Guadalajara
(16 January 1832)
Exposición que los representantes del estado de Jalisco
(18 January 1832)
Proclama de José de la Cuesta
(22 August 1832)
Acta de la guarnición de Guadalajara
(30 September 1832)
Plan de Ocotlán
(27 July 1833)
Plan de la Coalición de los Estados de Occidente
(30 July 1833)
Decreto de la legislatura del estado de Jalisco
(9 June 1834)
Pronunciamiento de los barrios principales y suburbios de Guadalajara
(12 June 1834)
Acta de Santo Domingo Ocotlán
(7 July 1834)
Acta del ayuntamiento y vecinos del pueblo de Tomatlán
(13 July 1834)
Acta de los vecinos de la villa de Mascota
(4 September 1834)
Proclama del cuartel de Aldama
(12 November 1837)
La junta departamental de Jalisco
(20 November 1837)
Declaración de Guadalajara
(28 November 1837)
Manifiesto y plan del general Paredes
(8 August 1841)
Manifiesto del general Paredes y Arrillaga
(18 October 1841)
Representación de la guarnición y empleados de Jalisco
(14 December 1842)
Acta de la junta departamental de Jalisco
(19 December 1842)
Acta del pueblo de Santa María Ahualulco
(21 December 1842)
Acta de Etzatlán
(25 December 1842)
Iniciativa de la asamblea departamental de Jalisco
(30 October 1844)
Acta y proclama de la guarnición de Jalisco
(1 November 1844)
Proclama del comandante general de Jalisco a las tropas de su mando
(1 November 1844)
Manifiesto del general Paredes y Arrillaga a la nación
(2 November 1844)
Pronunciamiento de la guarnición de Guadalajara
(20 May 1846)
Acta del vecindario del pueblo de Tizanpanito
(15 August 1846)
Acta del pueblo de Comala de la Villa de San Francisco Almoloyan
(25 August 1846)
Acta de protesta contra la firma de un tratado de paz
(20 December 1847)
Plan de Lagos
(1 June 1848)
Plan de Blancarte
(26 July 1852)
Pronunciamiento del Ayuntamiento de Colotlán
(3 August 1852)
Segundo Plan de Blancarte
(13 September 1852)
Plan del Hospicio
(20 October 1852)
Proyecto de reformas al plan de Guadalajara aprobado por el gobierno y la guarnición
(20 October 1852)
Acta del pueblo de San Andrés
(5 January 1853)
Acta levantada por el Ayuntamiento y vecindario de la Villa de San Felipe
(18 January 1853)
Acta de Guadalajara,
(17 November 1853)
Acta firmada en la ciudad de Sayula
(20 November 1853)
Acta levantada en La Barca
(23 November 1853)
Acta de los convenios, Lagos 16 de septiembre de 1855
(16 September 1855)
Ignacio Comonfort, general en jefe de la división de operaciones interior de la república, a sus conciudadanos
(27 September 1855)
Acta de Amacueca
(17 December 1855)
Decreto del Estado de Jalisco en el que se declara sostenedor del Plan de Ayutla
(10 February 1856)
MANIFIESTO DEL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL INTERINO
(16 March 1858)
Proclama del general Santos Degollado
(14 June 1858)
Proclama del general Miguel Miramón
(8 July 1858)
Acuerdo entre los revolucionarios de Blancarte y el general don Santos Degollado, para el cese de las hostilidades desarrolladas con motivo del Plan de Blancarte
(28 October 1858)
PROCLAMA DEL GENERAL SANTOS DEGOLLADO
(29 October 1858)
Manifiesto del general Miguel Miramón
(17 December 1858)
Proclama de Miramón
(1 January 1859)
El Primer Cuerpo de Ejército y la Guarnición de Guadalajara, protestan contra el Manifiesto del Lic. Benito Juárez
(19 August 1859)
Acta levantada en la venta de Astillero
(24 August 1859)
Protesta hecha ante la nación toda por el señor comandante del estado don José María Carriedo, prefecto y comandante militar del distrito de la Barca, desconociendo al gobierno constitucional de la república y protestando adhesión al Plan de Tacubaya
(14 February 1860)

México D.F. (130)

Michoacán (68)

Morelos (25)

Nayarit (10)

Nuevo León (23)

Nuevo México (6)

Oaxaca (53)

Puebla (95)

Querétaro (36)

San Luis Potosí (51)

Sinaloa (18)

Sonora (32)

Tabasco (41)

Tamaulipas (72)

Texas (8)

Tlaxcala (40)

Veracruz (103)

Yucatán (38)

Zacatecas (35)

Manifiesto y plan del general Paredes

8 August 1841

Region: Jalisco
Place: Guadalajara

Pronunciamiento text

Manifiesto y plan del general Paredes, 8 de agosto de 1841

El sufrimiento de los pueblos tiene también límites, señalados por su propia felicidad. Peligrosas son las innovaciones; mucho arriesga el país que, saltando de un ensayo en otro, no fija de un modo estable de manera de ser; pero, ¿qué recurso queda cuando el mal es cierto, su tamaño inmenso y su correctivo inseguro? Dudar de que la República se halla en ese lamentable estado, al que cualquiera otro no puede menos que aventajar, es cerrar los ojos a la luz meridiana. Un abismo sobre a nuestras plantas: preciso es segarlo o perecer en él. Largo tiempo ha, mas de veinte años, que los sucesos se encadenan de tal modo en este infortunado que se han quitado hasta la esperanza de salud; y la quietud aparente con que se sufre tanto mal, no es, no, la satisfactoria aprobación del que goza: la desesperada resignación del que no halla posible el remedio a sus angustiosos padecimientos. Sellaron con su sangre nuestros progenitores políticos su noble ardimiento; y será acaso para que apenas comenzada la existencia que dieron a su patria, manos inespertas la desempeñen en la sima que abrieron nuestros impecables destinos? Y si sería injusto atribuir a los hombres de hoy toda la suma de males de que adolece la patria, es sin duda una amarga verdad que la nación entera, los hombres de todos los partidos reconocen que estos existen,y que aquellos bien que se les quiera suponer la voluntad, no alcanzan el poder de conjurar la tormenta que truena sobre sus cabezas, y que ellos ven con una estólida tranquilidad.

Sin embargo, durante los últimos cuatro años, hemos visto ocupar los ministerios ciudadanos que ofrecían mil y mil halagüeñas esperanzas engañosas! Unos han abandonando sus sillas, otros se han conservado en ellas, y la nación no ha sentido mas que la reagravación de sus males, que ya tocan al más lamentable de los extremos. Una funesta indecisión, una debilidad incapaz de vigorizarse, son los caracteres marcados, únicos con que el gobierno se ha distinguido, y que pasando, al parecer, por todos los depositarios del poder público, han inspirado a la nación con el saludable terror a las revoluciones, la resignación con el fin que amenaza a su existencia política.

¿Y lo veremos acercarse sin intentar siquiera desviarlo? ¿Podremos suponer que la nación entera ame su ruina? Reposen en buena hora aquellos para quienes la suerte de su patria ha llegado a ser indiferente; aquellos que, afectando estar convencidos de que no tiene remedio, no son capaces de exhalar un suspiro por procurárselo, pero si hay quien se duela del inmenso infortunio de la República; si hay quien se sienta latir bajo el pecho un corazón noble, capaz de sacrificarlo todo por su salvación, ¿dudaré tenderle una mano protectora que la arranque para siempre del resbaladizo abismo donde hoy la vemos ya sepultarse?

En efecto, la República parece atacada de una decrepitud prematura, o bien de una prolongada imbecilidad infantil. Sean, en hora buena, gran parte en nuestras desgracias, nuestra educación, no, bien olvidada, y nuestras nuevas costumbres, no bien aprendidas; pero en veinte años, si no podríamos ya haber tocado el límite a que llegan los primeros pueblos de la tierra; no parece que debiéramos tampoco ser, como somos, el último, ni sucumbir ya, apenas nacidos, a la ruina, al aniquilamiento que palpamos. Seamos, pues, grandes; busquemos el camino de la prosperidad, y sólo el intentarlo nos será glorioso.Pereceremos quizá; acaso el cielo que tanto favorecería nuestros primeros pasos para darnos un ser político, prepara en nosotros un grande escarmiento al mundo; pero a lo menos dejemos una memoria grata de nuestro tránsito por el camino de los pueblos libres; sea la ira de Dios (si nuestros humildes ruegos no logran desarmar su diestra) la que nos destruya, y en nuestro pobre y envilecido espíritu. Si el silencioso sufrimiento de una honda pesadumbre bastara a templarla, ya tendríamos asegurada nuestra dicha, porque, ¿qué pueblo ha sufrido más que el mexicano ni cual ha sabido mejor devorar en silencio su pesar? Recórranse nuestros sucesos políticos; acerquémonos a los ojos esa página, no concluida de la historia de nuestros últimos años, y dígase luego si continuando tales como son hoy nuestro gobierno dados diversos ramos de su cuidado, deberemos esperar algo que no haga estremecer al mas egoísta de los mexicanos.

Salíamos apenas de la esclavitud, y con la candorosa sencillez de un niño, veíamos una íntima aliada en cada una de las otras naciones. Dolorosos recuerdos, funesto semilllaro de pesares forman la historia de nuestras relaciones diplomáticas, y por vergonzosa que parezca que continúan, preciso es conocer que el gobierno ha tenido gran parte en conducirnos a la embarazosa posición que hoy guardamos injusta de las otras naciones, porque sin ser bastante justo para satisfacer cumplidamente las demandas razonables de sus ministros, no ha sido bastantemente vigoroso para repelerlas cuando estriban en injustos pretexto, en injuriosos avances ni ha sido generoso hasta perdonar un gran crimen, ni enérgico hasta castigarlo ejemplarmente; ni ha sabido sucumbir con gloria, ni resistir esforzadamente. De aquí el favor a los enemigos de la integridad del territorio mexicanos, dispensado sin contradicción; de aquí el vergonzoso término de la guerra con Francia, en que toda la gloria pertenece al puñado de valientes que expusieron su vida por la patria, y toda la oprobiosa mancha al gobierno que descuidado dio motivo al rompimiento para abandonar al azar la independencia nacional; de aquí las incesantes quejas de las demás naciones, su desvío y quizá su resolución no lejana de intervenir en nuestras interminables desavenencias, y dividir en fracciones el territorio nacional que ha principiado ya a desmoronarse.

¿Qué hace entretanto el gobierno actual de la República? ¿Cuidará acaso de prevenir prudentemente este golpe, ya procurando mejorar el ejército, ya arreglando la hacienda, ya calmando las intestinas discordias y llamando a su derredor sinceramente a todos los mexicanos?

Los tristes sucesos con que terminó el funesto año de 1838, son la muestra de la solicitud del gobierno en asegurar la sagrada independencia de la nación, por medios a propósito para resistir las armas extrajeras. Nuestros nietos, al leer la relación de esos terribles acontecimientos, dudarán de la verdad de la imparcial historia cuando refieran que en San Juan de Ulúa no había pólvora con que disparar sus baterías; que los pocos soldados destinados por el gobierno para defender a Veracruz, llegaron cuando la ciudad no era defendible, y que a este abandono punible no se ha tenido vergüenza de decorarse con el distintivo honorífico con que la patria reconocida retribuye el cruento holocausto de los Hidalgos, Morelos e Iturbides.

De entonces acá se han prodigado, es cierto numerosos empleos, condecoraciones sin término a la escogida corte que rodea en México al gobierno pero los más celosos defensores de la nación han experimentado el abandono del gobierno mismo en los momentos del peligro; se han desguarnecido nuestros puertos y fronteras se han hecho pesar sobre las tropas que debieran defender allí la independencia e integridad del territorio nacional toda la miseria del erario con la más espantosa desidia del gobierno, y dejando así al ejército vivir sobre el país, se le ha puesto en pugna con los pueblos que deberían ver en él la salvaguardia de sus derechos, se les ha obligado a tenerlo como un enemigo el más encarnizado. Para ocurrir a las necesidades de una parte de él no se halló más sublime en cierta época que arruinar nuestra naciente industria y este atentado que los representantes del pueblo no creían que merecía ni aún el examen que reclama la justicia para el menor de los delitos privados hecho el sello a la odiosidad con que se cubrieron y que para siempre los desprestigió.

¿Qué opondría hoy el gobierno a un puñado de aventureros que invadieron al país cuando a los franceses sólo pudo oponerles, con ocho meses de prevenirla con cuantos cañones desmoronándose; cuando hace cuatro años se nos repite que se va a conquistar a Texas; cuando los bárbaros entran a su placer en nuestras fronteras, y las vidas y propiedades de sus habitantes están defendidas por ellos solos y por unos cuantos soldados, valientes, sí, que al fin son mexicanos, pero olvidados enteramente por el gobierno; cuando todas nuestras fortalezas están desmanteladas; cuando no tenemos un mejorable bote siquiera que oponer a la ridícula escuadrilla de Texas; cuando en fin, el primer magistrado de la república se vio no hace muchos días preso en su palacio y la capital ardiendo por la guerra civil Nada se ha hecho en el departamento de la guerra, ¿y el de hacienda? Las contribuciones abruman ya a los pueblos: cada día se provoca su sufrimiento con nuevas e insuficientes gabelas: el comercio, la industria, las propiedades, todo cruje nuestro peso de las exacciones. En vano clama el comercio por la corrección del malhadado arancel de la tiránica pauta de comisos, por la modificación de ese quince por ciento odiosísimo; en vano reclama la industria el sostén de sus leyes protectoras, la libertad del tabaco a su estanco a favor de la nación; los propietarios se querían de tanta y tanta imposición de diversos nombres; en vano grita la nación entera por la amortización del cobre; el gobierno sigue su marcha rutinera; empeña las rentas en ciento para cubrir los diez de la necesidad de hoy, y condenan a la miseria a los pueblos.

A este sistema, si tal puede llamarse deben atribuirse fenómenos nunca vistos en política; el curso de la marcha de los agentes del gobierno paralizado por el gobierno mismo; la justicia mal administrada, y sus dispensadores huyendo de su santuario a buscar en otra parte con que subsistir: en una palabra el crédito público inferior al del ciudadano más pobre: ¿Qué es, pues, lo que multiplica tanto las exacciones? Los magistrados, los empleados del gobierno, el ejército, las viudas, los retirados, todos se hallan sumergidos en la miseria; nada se atiende; a nadie se paga, y la deuda pública crece. ¿A qué se espera parra arreglar la hacienda? ¿En qué pues se invierten las cuantiosas colectaciones de tanto tributo?

Parecía ya haberse apagado el fuego de las revoluciones cuando se eligió la última vez el supremo magistrado de la nación, sin embargo de que la nueva constitución [ilegible], no satisfizo ninguna de las esperanzas que se alimentaran por el bienestar de la patria se librasen concebir otras nuevas; se aguijonean los deseos, y no se tiene la energía de sofocar las exaltaciones, ni la dignidad de escuchar las quejas. Una fría burla ha respondido a la expectación de las reformas constitucionales, y la reprobación general de las propuestas basta para calificar hasta donde puedan ocurrir a las exigencias públicas.

Entre tanto, por todas partes el gobierno carece de fuerza moral y física los diputados se han desnudado del prestigio que deberían tener: el poder judicial mendiga hasta el papel en que escribir sus decisiones: de aquí los intentos revolucionarios sin más objeto que probar otra suerte con otras personas; de aquí la prolongación de la guerra civil, el envilecimiento de los empleados, la inseguridad de los caminos; de aquí la desmembración del territorio nacional; de aquí, en fin, la ruina segura de la patria.

Apelemos, pues, en este general desquiciamiento a ella misma, ya que su voluntad no es acatada, aunque tan altamente demostrada, de sus actuales mandatarios; cese su influjo funesto en los negocios, y oigamos una vez sola siquiera la libre voz de todos los hombres de todos los partidos; todos quizá tienen quejas justas que exponer, todos tienen esperanzas de mejorar; todos en fin, son capaces de sacrificar estas quejas, estas esperanzas para salvar a la patria. Reunámonos, pues, a su derredor, y buscando cordialmente el remedio a sus espantosos destinos futuros, zanjemos los cimientos de su ventura.

Estos son los motivos, estos los fines, con que nos hemos decidido a proponer a la nación entera las bases siguientes. Ellas no son otra cosa que la expresión de su voluntad misma:

Primera. Se convocará un congreso nacional extraordinario, elegido bajo las bases más amplias, y cumplidamente facultado para reformar la constitución, y con sólo esta única exclusiva atribución.

Segunda. Entre tanto la desempeña, el S.P. conservador encargará el ejecutivo a un ciudadano de su confianza como facultado extraordinariamente, y dará cuenta de sus actos al primer congreso constitucional.

Tercera. Al efecto, el actual congreso, que se reunirá para estos solos actos, iniciará y el S.P. conservador declarará la incapacidad del actual presidente de la república excitado el primero por la S. Corte de Justicia, iniciará y el S.P. conservador declarará la voluntad de la nación, respecto de la persona que haya de entrar al ejercicio del ejecutivo.

Cuarta. Este designará el día de la instalación del congreso extraordinario, la forma de su elección y el tiempo que debe durar en su encargo.

Guadalajara, 8 de agosto de 1841.

Como comandante general de departamento

Context

August 1841 saw the advent of what has been described as the Triangular Revolt. The first player to move into action was the profoundly reactionary, elitist and hard-drinking General Mariano Paredes y Arrillaga, who launched the pronunciamiento of Guadalajara of 8 August reproduced here. In his plan, Paredes y Arrillaga called for the creation of a new congress whose sole purpose would be to reform the 1836 charter. He also demanded that the Supreme Conservative Power name one individual who would be given extraordinary powers to oversee the peaceful transition from the current government to the new one. Much to President Anastasio Bustamante’s horror, his faithful aide, General Valencia, who had played such an important role in quelling José Urrea and Valentín Gómez Farías’ revolt the previous summer, took the Ciudadela barracks in the capital on 31 August, and launched the pronunciamiento of 4 September. Valencia stated that his aims were to obey the will of the people, and that this had been eloquently expressed in the pronunciamiento of Guadalajara. Valencia proclaimed that the people did not want a tyrant and he went on to stress the need to forge a new constituent congress. Unlike Paredes y Arrillaga, who believed the Supreme Conservative Power should name a provisional president, Valencia believed such an individual should be chosen by a popular junta. In response to Valencia’s pronunciamiento, the Supreme Conservative Power gave Bustamante emergency powers, and he immediately set about organizing the defence of the government, declaring the capital to be in a state of siege. On 9 September, from the Fortress of San Carlos in Perote, Santa Anna made his own revolutionary plan known and started his march towards the capital. In the open letter addressed to Bustamante in the form of a published pamphlet on 13 September, including a copy of his Plan of Perote of the 9th, he justified his decision to take up arms against the government. He claimed that the 1836 Constitution had never been in accordance with his principles, or those that inspired the plans that brought about the end of the radical government of 1833. By resting all power away from the executive, the new constitution made governing Mexico at a time of conflict a near impossibility. The urgent responses required to organise an army, tackle the country’s significant diplomatic problems with France and reform the country’s financial and judicial systems were simply not possible under the Seven Laws. With adventurers still running amok in Texas, and with Tabasco and Yucatán up in flames, it was about time the government became “strong and vigorous.” Texas was waiting to be re-conquered. The constitution needed to be reformed. Tabasco and Yucatán had to be brought back into the fold. He reminded Bustamante that he had offered to mediate between him and the rebels. He criticised the president for ignoring his letters. He had been given no choice but to join the revolutionary movement. Proving his point that the 1836 Constitution did not work, he accused the Supreme Conservative Power, of all institutions, of being in breach of article 18. of the 1836 charter for having given Bustamante emergency powers. As was expressed in the actual Plan of Perote of 9 September, Santa Anna was demanding the removal of Bustamante as the head of the executive, that General Valencia’s Plan of 4 September was endorsed, and that all Mexicans should leave aside their factional differences and join in a “conciliatory embrace.” Despite Bustamante’s attempts to resist the revolt it became evident that he was alone as Paredes y Arrillaga and Santa Anna’s respective forces made their way to the capital to join Valencia. By 27 September, the three rebel forces converged in the Archbishop’s Palace in Tacubaya, in the outskirts of Mexico City. Having succeeded in forcing Bustamante to accept a truce, Paredes y Arrillaga, Valencia and Santa Anna thrashed out what was to become the Bases de Tacubaya. With this plan, promulgated on 29 September, a temporary dictatorship was to be established with the objective of calling a new Congress to devise a new constitution. Despite Paredes y Arrillaga and Valencia’s ambitions, Santa Anna managed to persuade them to let him take the lead once more. In a final and desperate bid to rally support for his cause, Bustamante proclaimed the restoration of the federalist charter on 30 September. Hoping this would inspire the moderate and radical federalists to come to his aid, Bustamante reorganized his defences, and between 2 and 4 October the capital was exposed once more to the horrors of war. Cannons once again pounded the city centre and there were bloody street fights. In the end, Bustamante was forced to face the inevitable. He finally met with Santa Anna at Punta del Río on 5 October, outside Mexico City, and they formally agreed the following day to end all hostilities, with Bustamante accepting the Bases de Tacubaya and agreeing to be replaced by Santa Anna as provisional president. On 7 October, Santa Anna marched into a battered, tired and distrustful Mexico City and, following his investiture ceremony on 10 October 1841 initiated what would be his longest and most successful term in office (1841-43, 1843-44).

WF

Notes

Colección de Decretos, Circulares y Ordenes de los Poderes Legislativo y Ejecutivo del Estado de Jalisco, Tip de M. Pérez Lete, 1874, Guadalajara: Congreso del Estado de Jalisco, Palacio de Gobierno 1981.

Transcribed by Rosie Doyle and Revised by Will Fowler.

Participants (1):

Leader role:
Mariano Paredes y Arrillaga

Related pronunciamientos

Child pronunciamientos
Manifiesto del general en jefe del Ejército del Norte (reactive, opposing)
23 August 1841 ; Monterrey, Nuevo León
Plan del general Valencia (reactive-cum-proactive, supporting)
4 September 1841 ; Ciudad de México, México D.F.
Acta de la guarnición de Santa Anna de Tamaulipas (reactive-cum-proactive, supporting)
4 September 1841 ; Tampico, Tamaulipas
Acta de la guarnición de Zacatecas (reactive, supporting)
5 September 1841 ; Zacatecas, Zacatecas
Puntos de vista de la junta departamental de Guanajuato (reactive-cum-proactive, supporting)
5 September 1841 ; Guanajuato, Guanajuato
Pronunciamiento de Santa Anna de Tamaulipas (reactive-cum-proactive, supporting)
5 September 1841 ; Santa Anna de Tamaulipas, Tamaulipas
Acta de la guarnición de Jerez (reactive, supporting)
7 September 1841 ; Jerez, Zacatecas
Manifiesto y plan de Perote (reactive-cum-proactive, supporting)
9 September 1841 ; Perote, Veracruz
Acta de la guarnición de la ciudad de Santiago de Querétaro (reactive, supporting)
9 September 1841 ; Santiago, Querétaro
Acta de la brigada que cubre a Matamoros (reactive-cum-proactive, supporting)
9 September 1841 ; Matamoros, Tamaulipas
Iniciativa de la junta departamental de Durango (reactive-cum-proactive, supporting)
9 September 1841 ; Durango, Durango
Acta del pronunciamiento de la guarnición de Durango (reactive, supporting)
11 September 1841 ; Durango, Durango
Plan del general Bustamante (reactive-cum-proactive)
12 September 1841 ; Ciudad de México, México D.F.
Acta de la guarnición de Perote (reactive-cum-proactive, supporting)
13 September 1841 ; Perote, Veracruz
Acta firmada en el valle de Santa Catarina (reactive-cum-proactive)
13 September 1841 ; Valle de Santa Catarina, Nuevo León
Acta de la guarnición de Saltillo (reactive-cum-proactive, supporting)
14 September 1841 ; Saltillo, Coahuila
Acta de la guarnición de Monterrey (reactive-cum-proactive)
14 September 1841 ; Monterrey, Nuevo León
Nota de la junta departamental de Puebla (reactive-cum-proactive, supporting)
14 September 1841 ; Puebla, Puebla
Acta firmada en la Villa de Aldama (reactive-cum-proactive, supporting)
16 September 1841 ; Villa de Aldama, Nuevo León
Actas firmadas en Camargo por el sexto regimiento (reactive-cum-proactive, supporting)
16 September 1841 ; Camargo, Chihuahua
Acta firmada en Ciudad Victoria (reactive-cum-proactive, supporting)
17 September 1841 ; Ciudad Victoria, Tamaulipas
Manifiesto del presidente Bustamante (reactive-cum-proactive, opposing)
19 September 1841 ; Ciudad de México, México D.F.
Acta del pronunciamiento del ayuntamiento y vecindario de Monterrey (reactive-cum-proactive, supporting)
20 September 1841 ; Monterrey, Nuevo León
Pronunciamiento del Ejército del Norte y manifiesto del general Mariano Arista (reactive-cum-proactive, supporting)
22 September 1841 ; Monterrey, Nuevo León
Acta firmada en Reynosa (reactive-cum-proactive, supporting)
26 September 1841 ; Reynosa, Tamaulipas
Armisticio firmado en la Hacienda de los Morales ()
27 September 1841 ; Hacienda de los Morales, México D.F.
Bases de Tacubaya (reactive-cum-proactive, supporting)
28 September 1841 ; Tacubaya, México D.F.
Convenio de la Presa de la Estanzuela ()
6 October 1841 ; Presa de la Estanzuela, Hidalgo
Protesta de seis departamentos (reactive-cum-proactive, supporting)
8 October 1841 ; Querétaro, Querétaro
Acta de la guarnición de Saltillo (reactive-cum-proactive, supporting)
12 October 1841 ; Durango, Durango
Manifiesto del general Paredes y Arrillaga ()
18 October 1841 ; Guadalajara, Jalisco

Pronunciamiento grievances

National (anti-government, anti-constitution, in favour of Constitutional reform)

Political (anti-government, anti-constitution)

Proactive

Military (regular army)

Other (commerce/economic related, tax-related, )

Bibliography

Costeloe, Michael P., “"The Triangular Revolt in Mexico and the Fall of Anastasio Bustamante, August-October 1841"”
in , /Journal of Latin American Studies/, 1988/pp. 337-360/vol. 20

PDF Download

Click here to download a PDF version of this pronunciamiento